“Los colegios no son lugares para probar nuevas metodologías”

Connie Yowell cree que la innovación requiere prueba y error y que los profesores no pueden jugar con el futuro de los niños

 

Connie Yowell tiene una opinión poco común sobre la innovación educativa. A diferencia de otros gurús, ella cree que los colegios no son los lugares para probar nuevas metodologías de enseñanza porque la innovación implica prueba y error, y no se puede experimentar con los niños. La de Yowell es una voz autorizada. Especializada en Psicología y Educación por la Universidad de Stanford, Yowell trabajó como analista en el departamento de Educación del Gobierno de Estados Unidos -durante el mandato de Clinton– y gestionó un programa sobre aprendizaje de 150 millones de dólares en la Fundación MacArthur. Después de dedicar más de 30 años al estudio de los procesos de aprendizaje de los jóvenes, Yowell defiende que la innovación tiene que nacer en espacios menos rígidos, en talleres organizados por museos, bibliotecas o plataformas ciudadanas.

Connie

Después de conocer a Will Wright, el creador del exitoso videojuego de construcción de ciudades SimCity, Yowell es partidaria de sustituir las pedagogías basadas en la memorización por las dinámicas de juego que requieren la participación de los estudiantes. Su principal crítica al sistema educativo actual, tanto en España como en Estados Unidos, es el paralelismo entre el funcionamiento de las fábricas y las escuelas, donde se prepara a “ciudadanos obedientes que sepan seguir órdenes”.

Yowell es la impulsora de LRNG, una empresa social que está rediseñando el aprendizaje del siglo XXI junto a escuelas, ayuntamientos, asociaciones y empresas como IBM en 10 ciudades de Estados Unidos, como Chicago. La semana pasada visitó Madrid para participar en las charlas Tech & Society organizadas por la Fundación Telefónica y el think tank Aspen Institute.

Pregunta. Después de haber dedicado tantos años a analizar la forma en la que aprenden los jóvenes durante su etapa como investigadora en la Universidad de Illinois, ¿cree que la clave está en cambiar los contenidos de los programas académicos?

(Seguir leyendo)

 

Expertos en Educación piden a los partidos «códigos de conducta» en la designación de altos cargos

Un informe sobre la gobernanza del sistema educativo español propone a los partidos políticos elaborar códigos de conducta “inviolables que establezcan con claridad qué requisitos en cuanto a experiencia, formación y otros méritos” deben reunir las personas designadas como altos cargos educativos. Esto sería “fundamental” para mejorar la gobernanza de un sistema que, según la misma investigación, “no llega al aprobado”. “Se queda en un 4,1 sobre 10”, declaró a Servimedia Francisco López Rupérez, expresidente del Consejo Escolar del Estado y autor principal del trabajo, presentado en la inauguración de la Cátedra de Políticas Educativas de la Universidad Camilo José Cela.

López Rupérez también instó a Estado y autonomías a “recuperar la profesionalización de las administraciones educativas”, ya que, a su juicio, “la designación de cargos políticos llega a niveles inferiores de carácter evidentemente técnico”.“Esto es algo que sucede desde hace tiempo en España, sobre todo en las administraciones autonómicas, y que nos diferencia de los países de nuestro entorno, donde con el nuevo Gobierno cambian los ministros y poco más”. En su opinión, esta práctica provoca “una gran pérdida de tiempo y de efectividad entre legislaturas, pues personas sin ninguna experiencia y sin ninguna preparación en la materia llegan a puestos donde es necesario sabérselo todo de memoria. Mientras se ponen al día, pierden un tiempo muy valioso”. Elaborado junto a las catedráticas Isabel García García y Eva Expósito Casas, el informe también pide a los partidos promover la práctica de los “gobiernos en la sombra” mientras estén en la oposición. De este modo, cuando lleguen al poder tendrán gente preparada con conocimiento del sector, contactos entre los principales actores e ideas claras al respecto.

Para López Rupérez, “el principal problema de la gobernanza en España es que nadie se molesta en investigar”. “Nadie realiza un seguimiento de la ley o del programa en concreto que promovió para ver si ha sido efectivo o no, y ningún gobernante investiga lo hecho en otras regiones o países antes de ponerse a diseñar una nueva norma”, lamentó.

Por último el estudio descarta que la reducción de las tasas de abandono temprano tengan que ver con la política aplicada hasta ahora. “No resulta riguroso atribuir inequívocamente la mejora a los efectos de la acción política y lo que se advierte es de nuevo un claro fenómeno de estancamiento”.

 

Fuente: La Razón 14 de junio de 2017