Otra evaluación docente es posible

El reciente anuncio en los medios de comunicación de que el Consejo Escolar del Estado ha propuesto al Ministerio de Educación español que realice evaluaciones a los docentes ha sido recibido con recelo por una buena parte del profesorado.

No quedan nada claro, de momento, las finalidades de dicha evaluación más allá de la vaguedad de “introducir planes de mejora”. Tampoco ayuda a generar confianza la propuesta de que sean los alumnos de Secundaria quienes evalúen al profesorado a través de encuestas anónimas, como ya se hace en algunos centros privados y, desde hace años, en la universidad.
A nivel internacional, el ámbito educativo formal se debate entre la tendencia de la rendición de cuentas (accountability), practicada desde hace años en el mundo empresarial y en los países anglosajones en el ámbito educativo y su tendencia opuesta: el empoderamiento de las comunidades profesionales, basado en la confianza y la responsabilidad compartida, que es lo que se practica en el ámbito educativo en países como Finlandia.
En este marco, una propuesta de evaluación docente debe definir sus finalidades para clarificar si lo que quiere es establecer baremos, rankings y otros datos que justifiquen subidas salariales, despidos o acceso a determinados puestos o si, en cambio, desea potenciar comunidades docentes empoderadas que se desarrollen profesionalmente con una evaluación contrastada con criterio científico.(Seguir leyendo…)

Anuncios

Aprendiendo desde la excelencia y la vocación

Rafael Bailón, uno de los mejores profesores de secundaria de España, pide a las instituciones que prestigien la enseñanza y a los padres que se involucren más

rafael

Rafael Bailón ha conseguido, por dos años consecutivos, el segundo puesto en los premios Educaabanca al mejor docente de España. En su caso, en la clasificación de profesor de Educación Secundaria. Y no porque se haya postulado él, sino porque sus alumnos y alumnas lo propusieron. Este profesor de Lengua y Literatura, querido por sus estudiantes y entregado a la causa de la difusión del gusto por la lectura, no da clase en ningún instituto de capital o gran ciudad. Su lugar de trabajo es el IES Ribera del Fardes, en el pueblo granadino de Purullena, a media hora de la capital. Purullena tiene 2.356 habitantes y su instituto, poco más de 200 alumnos que llegan del municipio y de hasta ocho pueblos de alrededor. Un dato interesante es que el instituto de Bailón es uno de los 216 centros andaluces catalogados como “centro de compensatoria o de difícil desempeño”, o lo que es lo mismo, con alumnado con dificultades sociales, económicas o de colectivos desfavorecidos. (Seguir leyendo…)

Coaching para el fortalecimiento de la dirección escolar

Desde la mirada del coaching, el director escolar orienta su liderazgo hacia las personas y los equipos, para que maximicen su potencial, logren un desarrollo integral de su vida y contribuyan significativamente al fortalecimiento del proyecto educativo de la institución.
Para lograrlo, necesita transitar hacia un estilo de liderazgo basado en la conversación, con el fin de construir relaciones más armoniosas y de confianza, que lleven a las personas a moverse hacia la creación de nuevas realidades en su entorno personal, institucional y social.
Este modo de conversar, se basa en los principios, las metodologías y las competencias que a continuación se abordan, teniendo en cuenta el Código de Ética y las Competencias de Coaching de la Federación Internacional de Coaching (2011).

Principios del coaching
Desde la perspectiva del coaching, Kimsey-House, Kimsey-House, Sandahl y Whitworth (2009), mencionan como primer principio, que las personas son por naturaleza creativas, recursivas y completas. Significa que, cuentan con las capacidades para encontrar en su interior las respuestas sobre cómo asumir los retos que les demanda las circunstancias de su vida y del entorno. Ello implica en el ámbito educativo, que el director escolar lidere desde la creencia de que las personas no necesitan su ayuda, sino su acompañamiento. Esta manera de liderar se despliega a través de conversaciones poderosas que llevan a las personas a transformarse continuamente en lo que quieren ser, a través de un proceso de constante acción y aprendizaje. Una manera de desplegar este principio, es crear espacios en los cuales el líder, con el apoyo de las personas que hacen parte de los diferentes procesos, germinen ideas y estrategias innovadoras que aporten a mejorar la gestión. Para ello, cada uno de los participantes, asume voluntariamente un rol que conlleve a concretar las ideas, teniendo en cuenta las habilidades, la experiencia y el conocimiento que cada uno posee.

El segundo principio, consiste en ver a las personas como seres integrales, es decir, reconocer que, además de su rol dentro de la institución, necesitan potencializar otras dimensiones de su vida para encontrar balance, trascendencia y felicidad. Para ello, las conversaciones entre el líder y las personas, se enfocan además del seguimiento de su desempeño, en acompañarlos a descubrir y poner en acción su propósito de vida, teniendo en cuenta sus valores, talentos, vocación y misión. Entonces, el líder puede promover encuentros de socialización, en los cuales las personas se reúnan y compartan con sus equipos de trabajo, aspectos trascendentales de su existir, por ejemplo: cuáles son sus sueños y retos a nivel personal y profesional, cuáles son sus mayores talentos y cómo los potencializan, quiénes son las personas que hacen parte de su vida y cuál es el legado que quiere dejar desde su vocación.

El tercer principio, se relaciona con empoderar a las personas, no desde la perspectiva de “darles poder”, sino de acuerdo con la concepción de Senge (2002): “no quitarles el poder que ya tienen”. (Seguir leyendo…)

15 apps imprescindibles para el docente que trabaja por proyectos

María y Ana Fernández-Rufete Navarro, maestras de Educación Primaria y de Inglés, proponen la siguiente recopilación de apps y recursos web para el trabajo por proyectos.

apps

El aprendizaje por proyectos se convierte para muchos profesores en una opción metodológica, revolucionando la manera de aprender y enseñar a partir de proyectos de investigación que integran los elementos curriculares y combinan diversas estrategias metodológicas. Así, las herramientas digitales de trabajo colaborativo son imprescindibles al facilitar la gestión y puesta en práctica de estos proyectos, la distribución de tareas, la organización del trabajo, la gestión de grupos y la evaluación.

Esta alternativa a los métodos tradicionales de enseñanza se sirve de aplicaciones y recursos en red para trabajar colaborativamente, ofreciendo entornos digitales de aprendizaje que posibilitan la colaboración y gestión de proyectos al trabajar en equipo.
Aplicaciones para gestionar tareas en el trabajo en equipo
En proyectos intercentros es interesante recurrir a herramientas que permiten crear espacios virtuales de aprendizaje donde se organice y gestione el trabajo entre docentes y los equipos de trabajo.

1.- TRELLO
Para disponer el trabajo de manera visual a través de la creación de tableros personalizados por temáticas en los que organizar tareas en proceso y repartir actividades, administrando el trabajo en grupo. En las tareas se adjuntan recursos, pudiendo compartir enlaces, imágenes, vídeo y texto. Se gestiona el trabajo docente de tareas cotidianas (elaborar informes, reuniones, diseñar tareas…). Gratuita. Android // iOS

2.-NOZBE
Organizador de tareas que crea listados y con calendario incluido para distribuirlas por semanas atendiendo al grupo y a un horario; a la vez se añaden etiquetas, comentarios y fotografías de las sesiones. Con la posibilidad de crear categorías para proyectos y adjuntar archivos que quedan sincronizados con Dropbox, Google Calendar y Evernote. Gratuita. Android //iOS

Aplicaciones para comunicarse, trabajar y compartir recursos
Es importante fomentar la comunicación entre alumnado y profesorado con el fin de gestionar tareas, compartir recursos, dudas o ideas… y ofrecer un aprendizaje personalizado. (Seguir leyendo…)

Otra evaluación docente es posible

El reciente anuncio en los medios de comunicación de que el Consejo Escolar del Estado ha propuesto al Ministerio de Educación español que realice evaluaciones a los docentes ha sido recibido con recelo por una buena parte del profesorado.

No quedan nada claro, de momento, las finalidades de dicha evaluación más allá de la vaguedad de “introducir planes de mejora”. Tampoco ayuda a generar confianza la propuesta de que sean los alumnos de Secundaria quienes evalúen al profesorado a través de encuestas anónimas, como ya se hace en algunos centros privados y, desde hace años, en la universidad.

A nivel internacional, el ámbito educativo formal se debate entre la tendencia de la rendición de cuentas (accountability), practicada desde hace años en el mundo empresarial y en los países anglosajones en el ámbito educativo y su tendencia opuesta: el empoderamiento de las comunidades profesionales, basado en la confianza y la responsabilidad compartida, que es lo que se practica en el ámbito educativo en países como Finlandia.

En este marco, una propuesta de evaluación docente debe definir sus finalidades para clarificar si lo que quiere es establecer baremos, rankings y otros datos que justifiquen subidas salariales, despidos o acceso a determinados puestos o si, en cambio, desea potenciar comunidades docentes empoderadas que se desarrollen profesionalmente con una evaluación contrastada con criterio científico. (Seguir leyendo…)