CAPTACIÓN DE ALUMNOS, ¡¡POR DONDE EMPIEZO!!

Bienvenidos a un nuevo curso. Puede que este sea el año de la recuperación para algunos colegios, pero no todos los centros de enseñanza se encuentran en la misma situación. Sorprendentemente, algunos tienen lista de espera, mientras que otros no consiguen suficientes alumnos para llenar una clase… ¿Sorprendido?

Hace ya 10 años que el Marketing Educativo se popularizó como respuesta a los problemas de captación que surgieron a raíz de la crisis económica mundial que vivimos 2008. Si todavía no has dado el salto, queremos transmitirte un mensaje muy importante:

EL MARKETING EDUCATIVO FUNCIONA

Nuestra misión es conseguir que los colegios profesionalicen su departamento de marketing. Por eso, queremos ayudarte a poner la primera piedra (la más difícil) con una lista de tareas básicas que te ayude a mejorar tu ratio de conversión. Si tienes dudas en cualquier punto, escríbenos un email sin compromiso a hola@istakedu.com

OBJETIVO: CAPTACIÓN DE ALUMNOS 

1. CREA UN DEPARTAMENTO DE MARKETING EDUCATIVO.Por muy simple que parezca, tienes que escribir objetivos que te comprometan, un presupuesto estimado para este curso y los canales de captación que vas a crear para captar clientes.

2. MEJORAR LA IMAGEN DE TU CENTRO EN INTERNET. Si quieres que las familias visiten tu centro, debes tener una página web moderna, atractiva y enfocada a la venta. También es conveniente que desarrolles un hábito de publicación de contenidos semanal, para mejorar el SEO de tu página, con artículos de opinión con palabras clave que sean de tu interés.

3. REVISA TU PROCESO COMERCIAL. La visita guiada es uno de los MOTs (Moment of Truth), en Experiencia de Cliente, dentro del proceso de decisión de compra de las familias. Es posible que necesites revisar tu “argumentario de ventas”, o los puntos clave de la visita guiada, para hacer más atractiva tu propuesta. Recuerda, tienes que enamorar a las familias.

4. MEJORA TU PACK DE BIENVENIDA. La información que entregas a las familias que visitan tu centro es más importante de lo que imaginas. (seguir leyendo)

Anuncios

Objetivo en 2018: recuperar tiempo para vivir

PILAR JERICÓ

Frena, reflexiona y analiza, la fórmula para encontrar tu argumento de fuerza

“Mi objetivo para este año es asistir a los entrenamientos de mi hijo”, me comentó hace unos días un directivo de una gran empresa. Si no iba más veces, era porque en su departamento siempre saltaba algún problema de última hora: un informe importantísimo, una reunión inexcusable o cualquier otro “fuego que apagar”, que le impedía estar los viernes por las tardes viendo a su hijo. “Y lo que es peor –añadió–, la mayoría de las veces lo que se pide no es nada urgente”. El problema reside en los caprichos de la alta dirección o en rutinas en las que caemos sin darnos ni cuenta. Así pues, un buen objetivo para el 2018 es recuperar tiempo para hacer lo que realmente queremos y valoramos: estar con nuestra familia o con nuestros amigos, o disfrutar de series de televisión. Lo que queramos. Para conseguirlo, veamos qué podemos hacer, según nos propone Gustavo Piera en su libro El arte de gestionar el tiempo.

El primer paso consiste en frenar. ¿A qué única persona eres capaz de cambiar? La respuesta es a ti mismo o a ti misma. Por mucho que te gustaría que tu jefe o que tu pareja hicieran algo diferente, resulta un objetivo imposible. Podrás influir, aconsejar o, incluso, dar la tabarra, pero el cambio es una puerta que se abre solo desde dentro. Para recuperar tiempo, necesitamos detener la rutina habitual, preguntarnos qué queremos, adónde vamos, por qué actuamos de tal manera, qué nos hace felices, en qué somos buenos… Y las buenas respuestas surgen cuando despertamos del síndrome del hámster, de dar vueltas sin parar, pero sin llegar a ningún sitio.Por tanto, frenemos un poco y hagámonos preguntas incómodas.

El segundo paso es reflexionar sobre qué nos hace sentirnos bien. La autoconciencia es un automatismo que tenemos perfectamente diseñado. Vemos una foto en grupo o un vídeo e inmediatamente nos localizamos y nos juzgamos. Sin embargo, cuando se trata de cuidarnos, este automatismo muchas veces se diluye. Nos orientamos a los otros, a los objetivos en el trabajo, pero nos olvidamos de dedicarnos tiempo de calidad a nosotros mismos. Y ahí nos equivocamos, porque si estamos bien, la gente de nuestro alrededor también estará bien. El equilibrio interior nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida y la de las personas que nos rodean, y a sacar lo mejor de nosotros mismos en cualquier ámbito donde estemos. Por ello, ¿qué tendrías que hacer para trabajar más tu equilibrio interior?

Y, como tercer paso, analicemos y decidamos. Para poder recuperar tiempo, necesitamos salirnos de ciertas creencias. Parece que el éxito se asocia con un gran puesto, una extraordinaria carrera profesional o mucha popularidad en redes sociales. Pero, detrás de todo ello, en muchas ocasiones se esconde otra realidad no tan amable.

Existen renuncias que duelen con el tiempo o excesos de estrés o de una vida muy escorada hacia el trabajo, que dejan vacíos otros aspectos de la vida. Por eso, el análisis que necesitamos hacer es global: ¿hasta qué punto mi concepto de éxito me ayuda a tener equilibrio interior o me desestabiliza aún más? Una vez que lo hayamos analizado, podemos tomar decisiones y encontrar fuerzas para ello. Podremos establecer ciertos hábitos en nuestra vida personal o en el trabajo, como tener tiempo para nuestras aficiones o aprender a decir “no” a determinadas cosas los viernes por la tarde para asistir al entrenamiento de un hijo, como en el caso del directivo anterior.

En definitiva, solo cuando encontramos un argumento de fuerza somos capaces de producir un cambio importante en nuestra vida. Y, para ello, necesitamos aprender a frenar, a reflexionar, a analizar nuestra vida en su conjunto y a tomar las decisiones para que el equilibrio interior sea nuestro principal objetivo.

El modelo educativo es “antinatural”: no todos aprendemos lo mismo al mismo tiempo

Los actuales planes de estudio no se adaptan a la realidad social que viven las nuevas generaciones, un hecho que es calificado como ‘bullying institucional’

El sistema educativo en general, y el español en particular, no se adecua al modelo de sociedad en la que vivimos. Una conclusión que se extrae del análisis realizado por profesores, neuropsicólogos, especialistas en neurociencia, estudiantes, pedagogos o políticos y que recoge el investigador estadounidense Jürgen Klaric en el documental “Un crimen llamado educación”. Se trata de un estudio realizado en más de catorce países en el que muestra la realidad del sistema educativo ante un modelo que no logra cubrir las necesidades de esta época. Un hecho, la falta de sintonía entre los modelos educativos actuales y las sociedades en las que se aplican, del que se hace eco en un momento de la película Pepe Múgica, expresidente de Uruguay, quien afirma que “la educación en el mundo está en crisis. No encaja demasiado, al parecer, con las exigencias del mundo contemporáneo”.

El modelo educativo en nuestro país está desarrollado en la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa o LOMCE, que gira alrededor de la evaluación y que no tiene en cuenta tanto el proceso como los resultados. Un programa que, según los expertos consultados, se basa en que todos aprendan lo mismo, al mismo tiempo, y en el mismo lugar, no dando opción a que un niño vaya madurando y avanzando en su aprendizaje de forma distinta. Todos tienen que ser iguales: no se entiende que algunos aprendan de otra manera o más despacio. Una estandarización de la educación a la que algunas voces definen ya como bullying institucional. (seguir leyendo)

La Inteligencia Emocional en los profesores

Fragmento del documental “la educación prohibida” que hace referencia a la importancia de que el profesor desarrolle su inteligencia emocional, es decir que se desarrolle como persona y alcance la felicidad y la plenitud tanto en su vida personal como profesional y esta será la mejor enseñanza que pueda darle a sus alumnos.

Los metros perdidos en la escuela

Es recurrente escuchar a miembros de distintas comunidades educativas quejarse de la falta de espacio para poder desarrollar todas las actividades que les gustaría. Incluso con frecuencia se achaca a esta misma carencia espacial la dificultad para implantar nuevos métodos de aprendizaje que, aparentemente, requieren más espacio.

Es cierto que la configuración actual de la mayoría de las escuelas de nuestro entorno no reúnen muchas de las condiciones necesarias para poder desarrollar actualmente un aprendizaje significativo. La organización de los espacios responde a un modelo pedagógico propio del siglo XIX, que se basa en el control de las personas y la división del conocimiento, un modelo que el arquitecto Prakash Nair certeramente llama “de celdas y timbres”.

 

 

Cómo transformar las presentaciones en el aula

Nuestros alumnos son capaces de entusiasmarse con muchas temáticas -naturaleza, descubrimientos científicos, pensadores, historia y acontecimientos actuales-. Y más cuando se les anima a tener opiniones sobre lo que aprenden y a compartir sus puntos de vista.

Sin embargo, cuando van a comunicar sus aprendizajes, el entusiasmo con el que aprendieron inicialmente se acaba reflejando en una presentación básica (Power Point, Keynote, Prezy…). ¿Por qué? Porque los alumnos -como los adultos- no han aprendido a comunicar su visión de forma persuasiva.

Los alumnos pueden aprender a ser comunicadores más persuasivos y desarrollar mensajes que emocionen y despierten a otros con el fin de llevarles a la acción. Pero esto requiere que los profesores también se entrenen en habilidades de comunicación persuasiva.

presentaciones

En California hay una escuela de Primaria que ya está enseñando a sus estudiantes de 5º a crear y presentar proyectos de forma persuasiva. Alumnos que investigan y trabajan por equipos. Maestros que cumplen con el currículum. Presentaciones finales que ofrecen información verbal y visual convincente, que plantean puntos de vista únicos sobre sus ideas y expresan con eficacia llamadas claras a la acción.

Aprende y enseña estos “Cinco Pasos” para ayudar a los niños a saber comunicar y realizar presentaciones persuasiva:

…(sigue leyendo)

Si todo cambia…¿a qué esperas tú?

Por definición, un amateur es alguien que hace algo por amor al arte. Normalmente tendemos a creer que ello implica hacerlo sin profesionalidad, sin categoría, vamos, no hacerlo del todo bien. Realmente cuando nos referimos a alguien que hace algo de manera amateur, lo que queremos decir es que no se gana la vida con ello, que profesionalmente dedica sus esfuerzos a otra cosa, pero en ningún caso debemos dar por hecho que algo amateur no es algo bien hecho.

zapatos

 

 

Vivimos en la era de la comunicación, y la humanidad está cambiando. Nos encontramos cada día con jóvenes que dominan las redes, la música, los videojuegos, los deportes, etc. Nuestros jóvenes no se ganan la vida con ello, evidentemente, pero pueden ser, y de hecho muchos lo son, verdaderos virtuosos de aquello en lo que han encontrado su Elemento, su ilusión, su realización. Y encontrar tu Elemento está íntimamente unido a hacer algo bien, a disfrutar con ello, a emocionarte con ello, y eso, no lo sueles elegir, eso se te presenta en la vida…(seguir leyendo)

Anteriores Entradas antiguas