Evaluación por competencias en el ámbito educativo

INTRODUCCIÓN

La tendencia a utilizar el enfoque por competencias en los programas de educación superior ya tiene algunos años y la investigación sobre el tema es muy abundante, sin embargo, son pocas las experiencias en la que participan grupos de académicos de diferentes países. Estos perfiles beneficiarán a los procesos de homologación y de revalidación de estudios y títulos obtenidos en el extranjero, porque proveen información que facilita la justa valoración de estudiantes y profesionales que solicitan su ingreso a las instituciones de educación para continuar con sus estudios y para el ejercicio profesional.

La introducción del enfoque de competencias profesionales en el ámbito educativo responde a una creciente demanda de la sociedad de conocer las capacidades que se desarrollan a través de los diferentes procesos de formación, y por el interés de mejorar la preparación para lograr una mayor pertinencia para incorporarse al ambiente laboral. Esta demanda se basa en los diferentes estudios e investigaciones que se han realizado, tanto en el ámbito académico como en el laboral, sobre las competencias que necesitan los egresados de las universidades para incorporarse al trabajo.

Un claro ejemplo de la evaluación por competencias en el ámbito educativo son los programas académicos en los que para ingresar se requiere un proceso de selección que incluye un examen de aptitudes académicas, de conocimientos y/o de competencias que pueden presentar personas que han cubierto los estudios previos a través de un proceso formal en una institución educativa o aquellas que han adquirido por su cuenta los aprendizajes necesarios para el ingreso.

Este trabajo claramente busca dar a conocer el papel de la evaluación por competencias a nivel educacional, la forma como el docente debe utilizarlo con sus estudiantes y sobre todo para el desempeño del mismo.

EVALUACIÓN POR COMPETENCIAS

CONCEPTO
La evaluación de competencias y por competencias es un proceso de retroalimentación, determinación de idoneidad y certificación de los aprendizajes de los estudiantes de acuerdo con las competencias de referencia, mediante el análisis del desempeño de las personas en tareas y problemas pertinentes. Esto tiene como consecuencia importantes cambios en la evaluación tradicional, pues en este nuevo enfoque de evaluación los estudiantes deben tener mucha claridad del para qué, para quién, por qué y cómo es la evaluación, o si no está no va a tener el la significación necesaria para contribuir a formar profesionales idóneos. Es así como la evaluación debe plantearse mediante tareas y problemas lo más reales posibles, que impliquen curiosidad y reto.

La evaluación por competencias es tanto cualitativa como cuantitativa. En lo cualitativo se busca determinar de forma progresiva los logros concretos que van teniendo los estudiantes a medida que avanzan en los módulos y en su carrera. En lo cuantitativo, los logros se relacionan con una escala numérica, para determinar de forma numérica el grado de avance. De esta manera, los números indicarán niveles de desarrollo, y tales niveles de desarrollo se corresponderán con niveles de logro cualitativos. Las matrices de evaluación de competencias son las que nos permiten evaluar a los estudiantes tanto de forma cualitativa (en sus logros) como cuantitativa (niveles numéricos de avance).

FUNDAMENTOS DE LA EVALUACIÓN POR COMPETENCIAS

Una de las grandes transformaciones que implica la evaluación por competencias es que ésta ya no es por promedio, sino por indicadores y niveles de logro. Un estudiante tiene una competencia cuando está en condiciones de desempeñarse ante una situación o problema con motivación, ética, conocimiento teórico y habilidades procedimentales. Si falta alguno de estos aspectos, no se puede certificar la competencia en su nivel de desarrollo respectivo, y por tanto no puede promoverse en el módulo. Es por ello que en los módulos, los estudiantes deben demostrar que han aprendido todos los aspectos esenciales de la competencia en el nivel de desarrollo esperado, acorde con unos indicadores de referencia. En la evaluación promedial, en cambio, es factible que un estudiante pueda pasar una asignatura manejando sólo los aspectos teóricos o prácticos, pues el promedio ayuda a compensar debilidades. En la evaluación de competencias no hay promedio de notas para evitar, por ejemplo, que un logro muy significativo en habilidades prácticas compense la ausencia de logro en lo teórico, en habilidades sociales y en la ética, o viceversa.  ( Seguir leyendo )

15 apps imprescindibles para el docente que trabaja por proyectos

María y Ana Fernández-Rufete Navarro, maestras de Educación Primaria y de Inglés, proponen la siguiente recopilación de apps y recursos web para el trabajo por proyectos.

apps

El aprendizaje por proyectos se convierte para muchos profesores en una opción metodológica, revolucionando la manera de aprender y enseñar a partir de proyectos de investigación que integran los elementos curriculares y combinan diversas estrategias metodológicas. Así, las herramientas digitales de trabajo colaborativo son imprescindibles al facilitar la gestión y puesta en práctica de estos proyectos, la distribución de tareas, la organización del trabajo, la gestión de grupos y la evaluación.

Esta alternativa a los métodos tradicionales de enseñanza se sirve de aplicaciones y recursos en red para trabajar colaborativamente, ofreciendo entornos digitales de aprendizaje que posibilitan la colaboración y gestión de proyectos al trabajar en equipo.
Aplicaciones para gestionar tareas en el trabajo en equipo
En proyectos intercentros es interesante recurrir a herramientas que permiten crear espacios virtuales de aprendizaje donde se organice y gestione el trabajo entre docentes y los equipos de trabajo.

1.- TRELLO
Para disponer el trabajo de manera visual a través de la creación de tableros personalizados por temáticas en los que organizar tareas en proceso y repartir actividades, administrando el trabajo en grupo. En las tareas se adjuntan recursos, pudiendo compartir enlaces, imágenes, vídeo y texto. Se gestiona el trabajo docente de tareas cotidianas (elaborar informes, reuniones, diseñar tareas…). Gratuita. Android // iOS

2.-NOZBE
Organizador de tareas que crea listados y con calendario incluido para distribuirlas por semanas atendiendo al grupo y a un horario; a la vez se añaden etiquetas, comentarios y fotografías de las sesiones. Con la posibilidad de crear categorías para proyectos y adjuntar archivos que quedan sincronizados con Dropbox, Google Calendar y Evernote. Gratuita. Android //iOS

Aplicaciones para comunicarse, trabajar y compartir recursos
Es importante fomentar la comunicación entre alumnado y profesorado con el fin de gestionar tareas, compartir recursos, dudas o ideas… y ofrecer un aprendizaje personalizado. (Seguir leyendo…)

Los room scape, nuevos aliados de los profesores para enseñar sus asignaturas

Por Crecerfeliz.es

roo scape

 Getty Images 

 

 

Aprender matemáticas tal como se hacía hace veinte años o hacerlo resolviendo problemas jugando, en equipo, para poder encontrar un tesoro y salir a tiempo de la isla (es decir, del aula) antes de que el volcán explote puede tener consecuencias muy diferentes en el aprendizaje de los niños. Se trata de la introducción de los juegos de escape (o room scape, tal como se conocen actualmente) en el aula. Pedagogos y psicólogos están de acuerdo en los beneficios que el juego aporta a los estudiantes con fines educativos, básicamente porque les motiva y la motivación es un aspecto clave para que aprendan. Algunos centros educativos de España ya los han incorporado y parece que los resultados son más que satisfactorios.

Los juegos de escape son una técnica de ludificación que aumenta la motivación y fomenta el trabajo en equipo. Se han hecho populares entre los jóvenes y se han convertido en una opción más de su tiempo libre, y algunas empresas ya los aplican también como técnicas de construcción de equipos para que fomenten el trabajo en equipo. Y ahora dan un paso más entrando en la escuela.

En el aula, el profesor reúne a un grupo de alumnos en una sala de la que se tienen que escapar en un tiempo determinado. Para hacerlo, deberán resolver unos problemas y seguir unas pistas que estarán relacionados con los contenidos curriculares que trabajan en clase, y deberán utilizar sus capacidades intelectuales, creativas y de razonamiento deductivo y hacerlo en equipo.

Desde la vertiente psicológica, el juego de escape en vivo fomenta el trabajo cooperativo entre alumnos, el razonamiento deductivo y la práctica de las habilidades sociales, explica la profesora colaboradora de Psicología de la UOC Amalia Gordóvil. Para la experta, resulta especialmente interesante cuando los niños pueden descubrir nuevas facetas de sus compañeros: «En clase siempre hay alumnos que destacan más académicamente, pero hay otros que pasan desapercibidos, y en el juego de escape tienen la oportunidad de poner en marcha un pensamiento más divergente o deductivo que los hace avanzar en el objetivo del juego», ejemplifica la doctora en Psicología.

Sin embargo, el director del máster universitario de Diseño y Programación de Videojuegos de la UOC, Joan Arnedo, alerta de que un problema difícil no dejará de serlo por el hecho de que se plantee en un juego de escape, ni estará mejor explicado sin una base pedagógica detrás. «Pero con un contexto estimulante, aunque ficticio, en el cual el resultado no tiene repercusión académica, el estudiante sí que puede sentirse más motivado para intentarlo e intentarlo hasta resolverlo», asegura.

Las virtudes del juego en el aula
Según Gordóvil, “los niños aprenden jugando de manera natural desde que tienen pocos meses, de modo que el juego entra a formar parte de su vida cotidiana”. Para la psicóloga del centro GRAT, “introducir el juego en el aula aumenta la predisposición de los niños en el aprendizaje y hace que se involucren activamente en el proceso y que sean ellos los que deduzcan el funcionamiento y el sentido de lo que aprenden2, explica. 2El aprendizaje en que el alumno tiene un papel pasivo no es tan efectivo2, añade.
El juego permite poner en marcha y fomentar actividades mentales complejas y habilidades socioemocionales, como “observar, adivinar, anticipar, ponerse en el lugar del otro, expresar sentimientos, poner en marcha el autocontrol, la gestión de emociones, el control de impulsos y la tolerancia a la frustración», enumera la doctora en Psicología. Además, añade, es una buena herramienta para «consolidar relaciones con los compañeros porque su forma natural de relacionarse es por medio del juego”, concluye.
Para Arnedo, “el juego, entendido como la resolución de un reto con el único propósito de la satisfacción de haber sido capaz de hacerlo, ha sido una herramienta para aprender desde siempre”. “A las personas nos encanta resolver retos y ver la manera de encontrar soluciones dadas unas restricciones artificiales”, explica el profesor.

Conoce los beneficios de trabajar en la nube en las clases

Trabajar en la nube tiene amplios beneficios en el proceso de enseñanza-aprendizaje, tal y como nos cuenta Joaquín Antonio Erencia, responsable del Área de Ciclos Formativos e Informática del centro de estudios Monlau (Barcelona).

Investigando sobre los programas más desconocidos de Microsoft para impartir un taller a otros docentes, me di cuenta de que la clave no son los programas, sino el sitio donde se encuentran, la nube: trabajar en la nube, educar en la nube, conectarse a la nube.

Acceso desde cualquier lugar
La nube nos proporciona un acceso desde cualquier dispositivo —PC, portátil, tableta, smartphone…—. ¿Pensamos que el resto de dispositivos que puedan aparecer en el futuro más cercano no estarán conectados a ella? Es poco probable. Y sus beneficios en el proceso de enseñanza-aprendizaje son realmente amplios.

Así, un estudiante puede acceder a todos sus materiales desde cualquiera de los dispositivos que tenga. Pero no solo para consultar, sino también para crear materiales en un entorno de compatibilidad completa. Representa además el entorno ideal de colaboración, pues diferentes alumnos y profesores, independientemente de dónde se encuentren ubicados, el momento del día y el dispositivo con el que se conecten, pueden colaborar, cooperar, crear, analizar, discutir, importar, exportar.
Por eso, creo que la nube es el nuevo entorno educativo que marcará la diferencia a los centros que la utilicen.

(seguir leyendo)

Implantación de la disciplina positiva en la escuela infantil El mundo de Mozart

 

Nuestro viaje comienza cuando en el año 2012 empezamos a desarrollar en nuestra escuela el programa de “Personal Skills”, compuesto por una serie de actividades destinadas a desarrollar las habilidades personales, sociales y emocionales de los niños. Este trabajo previo fue el primer paso para poder implantar posteriormente las dinámicas propuestas por la metodología de la Disciplina Positiva.

Paralelamente, en 2014, se inició un proceso de formación al profesorado en comunicación efectiva basada en la comunicación no violentadesarrollo personalprofesionalgestión emocional y técnicas para optimizar el trabajo en equipo.

En otoño de ese mismo año la directora de la escuela, Denise Zarruk Vargas, se formó en Disciplina Positiva, obteniendo así la Certificación Internacional como Educadora de Disciplina Positiva para Familias (2ª Promoción en España). Poco después comenzamos a impartir cursos de este método a las familias del centro como una manera más de integrar la Disciplina Positiva en todas las facetas educativas de nuestros alumnos y sistema educativo.

disciplina positiva

 

Mientras que en mayo de 2016 se desarrolló el proceso formativo en Disciplina Positiva para todo el equipo y en septiembre de 2017 pusimos en marcha la realización de actividades concretas de Disciplina Positiva con los alumnos de las aulas de 2 a 3 años y la utilización de las estrategias ofrecidas por este sistema como estilo educativo con todos los alumnos de la escuela.

(Seguir leyendo)

Estrategias de evaluación formativa

Día a día en tu rol como profesor o profesora, marcas la diferencia en la sala de clases poniendo en práctica diferentes estrategias de enseñanza para que tus estudiantes aprendan más y de mejor manera. Por ejemplo, logrando que se involucren, sean partícipes o se cuestionen con oportunidades de aprendizaje tan simples como una pregunta que los sorprenda o una inolvidable salida a terreno; así como utilizando estrategias de evaluación que permiten monitorear cómo lo están haciendo, en qué van o quién necesita más apoyo, utilizando esa información para mejorar el proceso de enseñanza. Todo esto, lo entendemos como Evaluación Formativa.

Como valoramos las diferentes experiencias que existen en la realidad escolar de nuestro país, hemos hecho un intento por recopilar algunas estrategias de evaluación formativa que funcionan en diferentes contextos, pues estimulan y desarrollan en distintas direcciones los aprendizajes de los estudiantes.

El presente material consiste en una selección de once estrategias de evaluación formativa que apuntan a evidenciar, en diferentes momentos y de variadas maneras, el aprendizaje de los estudiantes. Son herramientas prácticas, concretas, sencillas, y adaptables a distintos contextos y actividades; y buscan promover los diferentes procesos involucrados con la evaluación formativa, entre ellos:

estrategias evaluación

Haz clic  en la imagen para seguir leyendo

Herramientas de evaluación en el aula

Ningún esfuerzo por cambiar las escuelas puede tener éxito, si no se diseña un acercamiento a la evaluación que sea coherente con el cambio deseado.

Enseñar, aprender y evaluar son tres procesos inseparables que deben ser coherentes en su forma de desarrollo, de lo contrario, producen efectos contradictorios en la formación del alumnado. Por ello, no puede cambiarse uno sin cambiar los demás ya que cualquier modificación que se produzca en una, repercutirá de inmediato en el otro.

Entonces el reto consiste en desarrollar el proceso evaluativo pertinente para el cambio planteado en el Currículum , donde las prácticas habituales de evaluación han cambiado por no ser funcionales y ahora, se recurre a técnicas e instrumentos alternativos incorporados a las actividades diarias del aula, con el propósito de recopilar la evidencia de cómo los y las estudiantes procesan el aprendizaje y llevan a cabo tareas reales sobre un tema en particular.

herramientas evaluación

haz clic en la imagen para leer pdf

La atención es el nuevo coeficiente intelectual

Gregorio Luri

“Maestro de escuela” es el atributo con el que Gregorio Luri se siente más cómodo, aunque está considerado uno de los mayores referentes de la educación en España. Estudió magisterio en Pamplona y cursó la licenciatura en Ciencias de la Educación y el doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona. Es profesor, escritor y ha publicado más de una veintena de obras sobre filosofía y educación. Luri sostiene que la atención es el nuevo cociente intelectual: “la capacidad de una persona para moverse de manera inteligente en la sociedad de la información, va a depender de su capacidad atencional”. Asegura que la música, las matemáticas o la lectura son recursos efectivos para educar la atención. Además, el docente de origen navarro, reivindica el “sentido común” en la educación familiar. “Comencemos por lo obvio: no hay familias perfectas”, es la tajante afirmación con la que arranca su libro “Elogio a las familias sensatamente imperfectas”. Un ensayo en el que el pedagogo y filósofo habla de una “neurosis de los padres jóvenes”, de los que dice “no les basta con hacerlo perfecto, quieren hacerlo pluscuamperfecto”. Crítico con las fórmulas pedagógicas “bonitas”, Gregorio Luri analiza los problemas a los que se enfrentan las familias actuales. “Mi objetivo no es enseñar cosas nuevas sino poner en valor lo que ya se sabe”, afirma.

gregorio luri

haz clic en la imagen 

Cuando el espacio se convierte en el tercer maestro

Dos profesoras valencianas convierten sus clases de infantil de un colegio público en contextos de aprendizaje cooperativo

Ni mesas ni sillas ni materiales al uso que puedan hallarse en las clases de infantil de un colegio público valenciano. Hay minimundos, zonas de luz, espacios de construcción, zonas de naturaleza y un sinfín de propuestas provocadoras para despertar el interés por aprender. Así son las aulas de Raquel Mora y Mª Ángeles Bertolín, dos profesoras de infantil del CEIP Alejandra Soler de Valencia que desde hace un año están desarrollando un proyecto de innovación pedagógica avalado por la Conselleria en torno a los contextos de aprendizaje.

Buscan devolver al niño al centro del proceso enseñanza-aprendizaje y convertir el espacio en un aliado que provoque sus ganas de experimentar, que estimule su proceso cognitivo. Raquel y Mª Ángeles beben de las experiencias innovadoras que también han ido surgiendo en otros centros públicos de la Comunidad Valenciana -el Princesa de Asturias de Elche de los más laureados-, pero parten de su propia reflexión pedagógica. «Hubo tres preguntas clave que nos hicimos: cuál era nuestra idea de infancia, la función que debe cumplir la escuela y la idea de aprendizaje. A partir empezamos a investigar y decidimos dejar de hacer aquellas cosas que no nos gustaban», explica Mª Ángeles.

«La primera conclusión a la que llegamos es que no queríamos un aula convencional, con mesas y sillas para todos. Teníamos claro que queríamos acortar la distancia entre las necesidades de un niño y la realidad. Si un niño tiene necesidad de movimiento no lo vamos a tener sentado toda la jornada escolar», apunta Raquel Mora. «También buscábamos huir de la idea de que el profesor todo lo sabe, potenciamos la cooperación, escuchamos a los niños y convertimos el nuevo espacio que hemos creado en el tercer maestro que ofrece oportunidades de aprendizaje», añade.

Sus dos aulas se han convertido en una sola circular, donde aparecen 19 propuestas de trabajo en espacios intencionalmente adaptados para que sus alumnos trabajen los objetivos que marca el currículum de la etapa de infantil. Barro en lugar de plastilina, letras magnéticas, dinosaurios, harina, arena… favorecen los aprendizajes funcionales de una manera diferente. «Llegamos al mismo punto final, pero por otro camino y dándole más peso al proceso», cuentan (seguir leyendo)

‘Matemáticas activas’, un proyecto para sentir las matemáticas

Desde el CEIPSO El Encinar de Torrelodones (Madrid), las docentes de matemáticas Beatriz Fernández López y Virginia Pérez Gorroño nos cuenta como enseñan esta asignatura en los distintas etapas educativas. La clave está en que los alumnos vivan y sientan las matemáticas, aplicándolas a situaciones propias del día a día. Para ello, han desarrollado un modelo basado en las matemáticas activas.

¿Sabíais que las clases particulares más demandadas por las familias son las de Matemáticas? ¿Y cuántas veces hemos escuchado la frase ‘Es que yo soy de letras’ para argumentar que no se comprende cómo se resuelve una operación o qué proceso sigue un problema? Evidentemente en algo hemos fallado los profes de matemáticas y, de ahí, que hayamos decidido que los alumnos vivan y se emocionen con las matemáticas.

Matemáticas activas

Desde el centro, promovemos lo que denominamos ‘Matemáticas activas’. Se trata de un modelo que fomenta la participación activa del alumnado al construir sus aprendizajes manipulando materiales, comprendiendo el porqué de las cosas, enunciando lo comprendido y aplicando las conclusiones a situaciones de la vida cotidiana.

Matemáticas activas un proyecto para sentir

Además, para los profesores que impartimos clase de matemáticas en nuestro colegio, es muy importante que los alumnos comprendan por qué tratamos de desterrar que el papel del estudiante se limite a comprender lo que enuncia el docente. Para ello, y basándonos en Elsa Santaolalla Pascual y su artículo ‘Marchando una de matemáticas’ trabajamos los diferentes contenidos curriculares abordando tres fases:

(seguir leyendo)

Anteriores Entradas antiguas